Tipos de explicación

Se acostumbra decir que explicar es reducir un fenómeno a sus causas. Es decir, se explica un fenómeno
cuando se consigue descubrir su causa. Sin embargo, el concepto de “causa” en la actualidad es bastante discutido y, por lo general, se acostumbra referirse a otros conceptos como ley, función, condición, y otros.
1. LA EXPLICACIÓN CAUSAL O DEDUCTIVA
Carl Hempel, filósofo que se ocupó del tema de la explicación como ningún otro, denominó “explicación por subsunción deductiva bajo leyes generales”, a la explicación causal o deductiva.
Independientemente de su nombre, esto significa que un fenómeno que quiere ser explicado (por lo cual se le llama explanandum) es subsumido, es decir “introducido bajo” y “derivado de” una ley general (que es llamada, por ello, explanans). Por lo general es necesario recurrir a varias leyes (L1, L2,…, Ln) y a otros enunciados que hacen afirmaciones acerca de hechos concretos (C1, C2, C3…, Cn).
El esquema de la explicación resulta así:
L1, L2, …L2       } Enunciados “explanantes”
C1, C2, …Ck
           E                  Enunciado “explanandum”
Un ejemplo conspicuo de una explicación de este tipo es el siguiente:
En el año 1643 los fontaneros de Florencia, al intentar sacar agua de una cisterna mediante una bomba aspirante, constataron que no ascendía más allá de los 10,33 metros en el interior de la bomba vacía. ¿Por qué no subía más? Este hecho contradecía la teoría admitida en aquel momento: la naturaleza tiene “horror al vacío” (teoría nada científica, por cierto, ya que atribuía sentimientos a la naturaleza). Galileo, Torricelli y Pascal intentaron explicar este hecho incomprensible.
Torricelli consiguió explicarlo por la presión atmosférica. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la presión atmosférica era entonces sólo una hipótesis “inventada” por Torricelli, no un hecho o una ley establecida. Será Pascal quien verificará la hipótesis de Torricelli mediante un experimento que ha quedado como ejemplo paradigmático de lo que es la explicación del método científico a la explicación de un fenómeno físico.
Según Hempel, la explicación puede desglosarse así:
a) Sea cual fuere el emplazamiento, la presión que la columna de mercurio que está en la parte cerrada del
aparato de Torricelli ejerce sobre el mercurio de la parte inferior es igual a la presión ejercida sobre la superficie del mercurio que está en el recipiente abierto por la columna de aire que halla encima de él.
b) Las presiones ejercidas por las columnas de mercurio y de aire son proporcionales a sus pesos, y cuanto más cortas son las columnas, tanto menores son sus pesos.
c) A medida que Périer transportaba el aparato a la cima de la montaña, la columna de aire sobre el recipiente abierto se iba haciendo más corta.
d) (Por lo tanto), la columna de mercurio en el recipiente cerrado se fue haciendo más corta durante el ascenso.
Aquí d es el explanandum que se deduce de a y b, que son leyes generales que expresan conexiones observables uniformes y de c, que es un enunciado que describe ciertos hechos concretos.
2. EXPLICACIÓN PROBABILÍSTICA
Tiene la misma estructura que la anterior, pero con una salvedad importante: las leyes que se utilizan para la explicación son leyes no universales, sino únicamente probabilísticas (como pueden ser, por ejemplo, las leyes de Mendel). Se la llama también, a veces, explicación “estadística”.
El problema de la probabilidad es muy discutido dentro de la filosofía de la ciencia, por lo cual resulta imposible dar aquí un breve resumen sobre este tipo de explicaciones.
3. EXPLICACIÓN FUNCIONAL
La explicación funcional en lugar de responder a la pregunta “por qué” (que interroga por la causa) responde a la pregunta “para qué” (que interroga por el fin o finalidad. Telos en griego). Se explica así, por ejemplo, la emigración de las aves en invierno hacia países más cálidos; pero sigue siendo un misterio inexplicable la emigración de las langostas en los fondos marinos. Este tipo de explicación es muy utilizado en biología, que se concibe que en un organismo todas sus partes u órganos están “en función” del mantenimiento del equilibrio y supervivencia del todo u organismo. Así, por ejemplo, se explica la existencia de los pulmones por la necesidad funcional del oxígeno para el organismo.
Sin embargo, este tipo de explicación es también muy discutida y muchos autores la reducen a una explicación causal: según la famosa expresión: “Las aves no tienen alas para volar, sino que vuelan porque tienen alas”.
4. EXPLICACIÓN GENÉTICA
Consiste en explicar un fenómeno o acontecimiento a partir de la serie de hechos de que deriva, es decir, mostrando su “génesis”. Este tipo de explicación es muy corriente en las ciencias históricas.
Se explica así, por ejemplo, la situación histórica de una lengua a partir de las vicisitudes por que ha ido pasando.